Morir es un hecho inevitable, aunque tratemos de retrasarlo por todos los medios. Este proceso, seamos protagonistas o acompañantes, lleva consigo sufrimiento.

Un grupo de personas procedentes de distintos campos, profesionales de la salud y otros con experiencia en el acompañamiento en el morir, nos reunimos para acompañar a las personas en esta fase de su vida. Ofrecemos también apoyo a quienes cuidan de estas personas en la fase final del proceso, tras la muerte y en el duelo. Uno de los objetivos fundamentales es promover y desarrollar programas de formación para mejorar los cuidados del proceso de morir, con especial énfasis en el acompañamiento espiritual.