Muerte inesperada

GRACIAS
Actualidad Social


Escribo esta carta de agradecimiento al virus que trae de cabeza al género humano, sabiendo, que no le va a llegar mi mensaje de gratitud ya que, como virus que es, no tendrá ni sentimientos ni ética ni moral para ser consciente de la que ha montado. No obstante, aunque este ente formado por aminoácidos entrelazados nos esté invadiendo, utilizándonos para multiplicarse y provocando, sin intención alguna, muerte, destrucción, alteraciones de los mercados, cambios en el sistema ecológico y en general, un caos impresionante. Es muy posible que su presencia nos obligue a replantearnos el modelo social que teníamos hasta este momento.
Durante mucho tiempo, los líderes, los modelos económicos, los políticos, los científicos han ido construyendo el mundo en el que ahora vivimos. Los seres humanos, portadores de una inteligencia que nos hacía sentir por encima de todo y con capacidad para controlar la naturaleza, de pronto, nos encontramos con una partícula mínima, invisible, desconocida, sin principios ni inteligencia, que consigue todo lo que no se alcanza a base de discusiones, proyectos, acuerdos, leyes y análisis de las mentes racionales que diseñaron el mundo que vivimos. Estas mentes no alcanzan a comprender por qué ocurre esto, los intentos de detener las consecuencias de la presencia del virus se afanan por pararlo, destruirlo, aislarlo, invirtiendo todos los recursos en perseguir soluciones inmediatas que no aplacan el miedo. Aparece el lenguaje guerrero tratando de estimular, desde la épica, el orgullo humano que promete la derrota del enemigo que ahora nos ataca. Se evoca la unión, el sacrificio, la lucha. La promesa de que venceremos.
Curioso, que el daño al organismo de este ente proteico sea la respuesta exagerada de nuestras defensas ante su presencia, lo que llamamos respuesta inmunitaria, que al ser tan potente genera una inflamación de los pulmones que los destruye. A veces, poner en marcha todas las defensas contra lo desconocido, acaba haciendo más daño al que se defiende qué al que ataca. Es una simplificación lo que digo, pero nos puede servir como reflexión en varios sentidos, por un lado, la tendencia que tenemos a reaccionar ante lo que nos llega de forma que acaba teniendo más efecto la reacción que el fenómeno que nos agrede. Por otro lado, que toda la realidad que percibimos es totalmente vulnerable y un pequeño elemento, que se sale de la norma, puede poner todo patas arriba.
De todo ello podemos aprender. Posiblemente la evolución humana se ha ido generando por las interacciones de esas cadenas de proteínas que hoy toman relevancia y que a base de cambios nos han hecho como somos ahora. Este virus se quedará entre nosotros, lo integraremos y si esa inteligencia que se nos supone entiende el mensaje, reflexionaremos sobre lo que ocurre y seremos capaces de dar un paso más, no como seres por encima de la naturaleza sino, como una parte más de un todo interrelacionado, en el que cada parte es tan importante como la otra y ninguna parte tiene sentido sin las demás. El precio puede ser muy alto si contamos las vidas que se han perdido. Nada tendrá sentido sino aprendemos mas allá del sufrimiento y el dolor, mas allá de cualquier sentimiento de victoria. Deberíamos poder estar agradecidos al Coronavirus, por despertarnos y ofrecernos la posibilidad de, humildemente, transformar lo que teníamos y provocar que salga lo mejor de cada uno. Que salga para quedarse. Este virus nos habrá derrotado a toda la humanidad, si cuando pase su efecto volvemos a estar como estábamos y encima convencidos de que hemos sido los humanos los vencedores. Significará que no hemos entendido nada.



Comentarios
Hola Guille! Gracias por tu reflexión. Cuando pase todo esto, el buen acompañar espiritual nos enseña ha aceptar que habrá personas que saldrán con un cambio de conciencia, evolucionarán, despertarán y habra tambien otro grup de persona que no. Y desde la humildad, desde el ser, desde el estar, sin juicio, seran acompañados, quiza seran los que mas lo necesitarán. Tengo la esperanza que habrá una masa crítica elevada que elevará su consciencia. Un abrazo cálido para ti y para toda la Fundación.