Fundación Metta-Hspice


Poes��a
EL ARTE DE CUIDARTE
Actualidad Compasión


Cuida de ti, llévate a parajes de hermosa naturaleza que rodee tu figura como un papel de seda envuelve un valioso regalo. Visita estancias donde la perfección del arte cautive tu mirada y abra tus ojos a la belleza. Permanece en los lugares donde el sonido de las notas, sean trinos o violines, acaricien con suavidad tus sentidos, donde los aromas sean gloriosos y te recuerden momentos de ternura y felicidad. Acércate al sonoro murmullo de las fuentes y cascadas, que limpian y refrescan el alma disponiéndola para nuevos retos. Adéntrate en la sabiduría de los buenos libros, aliméntate con palabras saciantes de Amor y Compasión que impregnen tu corazón. Háblate con comprensión y delicadeza, si te has de exigir hazlo con prudencia, teniendo en cuenta tus posibilidades. Retorna a tu espacio interno y privado cada vez que te sientas en duda, cansada o en cualquier necesidad. Al volver la mirada hacia ti verás la joya que posees y ella te enseñará el mejor y más bello reflejo de ti misma.

Algunas personas dejan de mirarse a si mismas y mirando las necesidades ajenas se olvidan de las suyas. El afán de servir, complacer, cuidar y satisfacer las demandas de las personas queridas, la voluntad de procurar el bienestar de animales o personas en organizaciones solidarias en menoscabo del propio bienestar es verdaderamente un error que se termina pagando. Hay que estar bien para procurar el bienestar del otro, hay que cuidarse para cuidar, nada se puede ofrecer que no se tenga antes.

La primera responsabilidad es con nosotros mismos y desde este punto de partida ofrecer nuestros dones al resto de la humanidad. La SOLIDA-ridad debe ejercerse desde una base sólida: la Compasión (empatía-Amor) y un cuerpo físico, mental y emocional sanos.

Las esencias florales pueden ayudarnos a recomponer y robustecer nuestro ser desgastado por un esfuerzo prolongado o intenso en el cuidado de otros y por el descuido con nosotros mismos como cuidadores.

RED CHESTNUT, modera nuestra preocupación por los demás. Mejor es ocuparse que preocuparse anticipando desgracias o problemas y contrariedades sin ninguna o escasa base de que estas vayan a suceder. El problema es que la ansiedad aparece provocada por el miedo y es proyectado hacia los que cuida o ayuda.

CENTAURY, cuando cuidar es el único eje en la vida de una persona, cuando se renuncia a todo incluso a sus propias necesidades por las de los demás, perdiendo la propia identidad y toda su energía se debilita así como su salud.

OLIVE, cuando no nos cuidamos atendiendo nuestras necesidades, no solo físicas, sino también emocionales y espirituales, nos agotamos física y mentalmente. El cuerpo siempre avisa antes de colapsar, por eso es importante escuchar al cuerpo, escuchar que nos decimos mentalmente y que nos dice y necesita el corazón.

WALNUT, cuidarnos también es evitar que las emociones, pensamientos e ideas de otros nos afecten, o que las circunstancias cambiantes e inesperadas nos desconcierten y nos desequilibren. Cuando somos capaces de estar centrados en nuestro ser es más fácil manejar cualquier situación con menos sufrimiento y más eficazmente.

El cuidado de uno mismo es un acto de amor compasivo de práctica diaria, ya que cada día hemos de disponer de todo nuestro potencial para dar lo mejor de nosotros mismos. El saber cuidarnos es darnos esa calidez que todo corazón necesita, comprendiendo los errores y sacando las enseñanza que nos ofrece con sus dificultades. Amarse para amar, comprenderse para comprender, aceptarse para aceptar, perdonarse para perdonar, todo parte de uno mismo.

RECUERDA: EL ALMA ES ETERNA PERO EL CUERPO ES LIMITADO.